Los inicios de la Facultad

La Universidad del Norte, nacida en 1956, por ley de la República, había sido cobijada bajo el alero de la Iglesia Católica, a través de la Universidad Católica de Valparaíso. En sus inicios, se pensó establecer una Escuela de Derecho, iniciativa que finalmente, no prosperó por no contar la ciudad con los recursos profesionales que asumieran la responsabilidad docente.

Empezó, cuando la Universidad retorna al seno de la Iglesia- en este caso dependiente del Arzobispado de Antofagasta- , se tuvo dos objetivos claros: uno, no dejar duda alguna que se trató siempre de una universidad eclesial; ahora, en 1990, bajo el nombre de Universidad Católica del Norte y dos, dado el cierre del área de las Ciencias Sociales en la Universidad, derivado del gobierno del Rector Jorge Alarcón, en los inicios del decenio del 80’, la Universidad y su comunidad anhelaba poder resarcir esta ausencia académica en la región. Es así, entonces, que durante el rectorado de D. Juan Music Tomicic, se comienza en el año 1992 a gestarse la idea de crear la Escuela de Derecho simultáneamente en Antofagasta y en Coquimbo.
El 17 de junio de 1992, por resolución de Vicerrectoría Académica Nº 88/92 se designó una Comisión académica para que examinara técnicamente la creación de la Carrera de Derecho en la Universidad Católica del Norte. La mencionada Comisión estuvo presidida por la abogado Sra. Victoria González Stuardo, Secretaria General de la Universidad, y compuesta de la abogada Sra. Luz María Reyes Santelices, Asesora Jurídica de la Sede Coquimbo; Sr. Mario Cortés Flores, Decano de la Facultad de Humanidades; Sr. José Antonio González Pizarro, Secretario Docente de la Facultad de Humanidades; Rvdo. P. Renato Hasche Sánchez s.j., Director del Departamento de Teología, la Srta. Alicia Vidal Magno y Sr. Joaquín Cortés Araya, ambos abogados del Foro. Posteriormente se integró el abogado Sr. Carlos Marín Salas.

A partir del informe evacuado por la Comisión en cuestión, se dispuso la creación de una Comisión de servicio, integrada por Secretario Docente de la Facultad de Humanidades, Dr. José Antonio González Pizarro, Sra. Victoria González Stuardo, abogado, Secretaria General de la Universidad; y, el Sr. Roberto Miranda, abogado, entonces Asesor Jurídico, para: “gestionar convenio con la Facultad de Derecho, Pontificia Universidad Católica de Chile, respecto a la creación de la Carrera de Derecho por la Universidad Católica del Norte, en sus sedes de Antofagasta y Coquimbo”.

Posteriormente, se hizo necesario que en el proceso hacia la creación de la Escuela de Derecho, en ambas ciudades, estuviese al frente un abogado de prestigio reconocido. En Coquimbo, le correspondió a la Sra. Luz María Reyes Santelices, quien, desde diciembre de 1991, había impulsado tal gestación. En Antofagasta, tal responsabilidad recayó en el abogado Sr. Carlos Marín Salas. Ambos abogados asumieron los desafíos de ir estructurando los medios pertinentes para afrontar el dual desafío. Reyes Santelies contó con la colaboración de la abogada Elvira Badilla; Marín Salas con la del Dr. José Antonio González Pizarro.

Resuelta la Universidad Católica del Norte a tener una Escuela de Derecho, cuyos estudios técnicos y económicos avalaban tal proyecto en la II y IV regiones, dio a conocer la noticia de la creación de la Carrera de Derecho en Antofagasta y Coquimbo a partir del año académico 1993, mediante Decreto Nº 104/92, del 29 de septiembre de 1992: “La carrera en mención tendrá una duración de cinco (5) años y otorgará el Grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas”.

Las gestiones del Rector Juan Music ante el Rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, D. Juan de Dios Vial Correa, dieron los frutos esperados. Siempre como puente fundamental la acción de Monseñor Oviedo Cavada, las partes concluyeron en un “Convenio” entre ambas instituciones católicas. De acuerdo con dicho convenio, la Pontificia Universidad Católica de Chile,” en cuyo seno la carrera de Derecho se ha caracterizado por su larga y exitosa trayectoria, con un prestigio de carácter internacional indiscutido”, rezaba el punto b del preámbulo del texto, se comprometía, a través de su Facultad de Derecho, a una asesoría y apoyo académico en:

a) Información y evaluación de los planes y programas que en el ámbito de la docencia, investigación o extensión proyecte realizar en relación a su Carrera de Derecho.
b) Formación, selección y perfeccionamiento del cuerpo académico que tendrá la responsabilidad docente de la Carrera de Derecho.
c) Participación en la evaluación final, correspondiente a la temporada ordinaria, de todas las asignaturas obligatorias de carácter jurídico que integren el currículo de la Carrera de Derecho.
d) Participación conjunta en actividades de extensión que en el ámbito del Derecho organice esta Universidad.

El “Convenio” determinaba la coordinación a cargo del Vice-Decano de la Facultad de Derecho de la P.U.C.CH, y los Directores de las Escuelas de Derecho de Antofagasta y Coquimbo.

Aunados los criterios curriculares y académicos, tanto de Coquimbo y Antofagasta, se pudo presentar por la Rectoría la nueva carrera ante el Consejo Superior de la Universidad. De este modo, las Escuelas de Derecho de la Universidad Católica del Norte, de Antofagasta y Coquimbo se crearon por acuerdo del Consejo Superior, de fecha 28 de diciembre de 1992, en la sesión 5/92. En la resolución respectiva se establecía: “Las Escuelas creadas dependerán de la Vicerrectoría Académica en Antofagasta y de la Vicerrectoría de Sede en Coquimbo para todos los efectos académicos y administrativos. La Escuela estará a cargo de un Director y tendrá un Secretario Académico y un Consejo de Escuela”. La decisión de refrendó mediante Decreto 1/93, de 4 de enero de 1993 de la Rectoría, por el que se creaban las Escuelas de Derecho de Antofagasta y Coquimbo, siguiendo literalmente lo establecido por el Consejo Superior.

El 18 de Enero de 1993, se nombraba al abogado D. Carlos Marín Salas: “a contar del día 1º de marzo de 1993 como Director de la Escuela de Derecho de Antofagasta, contrato a honorarios…con una dedicación de media jornada”. Igual situación se verificó con la abogada Sra. Luz María Reyes Santelices, en Coquimbo. Elvira Badilla y José Antonio González, fueron designados como Secretarios Académicos.

Bajo la conducción de los abogados Reyes Santelices (1993-2001) y Marín Salas (1993-2003), se cimentaron las bases del prestigio y reconocimiento que alcanzaron los estudios jurídicos de la Universidad Católica del Norte, tanto en Coquimbo como en Antofagasta. El funcionamiento de la Carrera en ambas ciudades descansó en una combinación entre docentes de la P.U.C.CH, y profesores regionales. Las materias fundamentales fueron de responsabilidad de la Facultad de Derecho de la P.U.C.CH., por cerca de cuatro años, bajo distintas modalidades.

Los inicios en cuanto a infraestructura fueron modestos. Se destinaron salas especiales para los cursos y se habilitó una dependencia para el funcionamiento administrativo. Se priorizó la excelencia académica. En Coquimbo, la Escuela de Derecho funcionó en el Campus Miraflores, en la ciudad de La Serena; en Antofagasta, en las antiguas- ahora refaccionadas- dependencias de Bienestar Social y en el desaparecido edificio que albergó, por última vez, a cuentas corrientes, lugar en el que se emplaza actualmente la biblioteca de la Universidad. Más tarde, vendría la construcción de los edificios respectivos en ambas ciudades: en 1998 se inauguraron en el nuevo Barrio Humanista de la Universidad en la ciudad de Antofagasta, el edificio de dos plantas de la Escuela de Derecho y el edificio que albergó el Auditorio, con butacas para capacidad para 70 personas. Al año siguiente, en el Campus Guayacán de la ciudad de Coquimbo, donde están las instalaciones principales de la Universidad Católica del Norte en la IV Región, se inauguraron los edificios que fueron destinados para la Escuela de Derecho.

La madurez del proyecto

Lentamente empezó a tomar forma la estructura académico-administrativa, con la creación de un Consejo de Carrera. El criterio de la excelencia académica fijado como norte para ambas Escuelas de Derecho exigió sacrificios para todos. Para el cuerpo directivo, los profesores, los alumnos y la secretaria de la Escuela.

A medida que el programa de estudios avanzaba se requirió la contratación de nuevos profesores para las especialidades tanto del derecho público como privado. Gradualmente, fueron asumiendo más compromisos abogados con trayectoria y de experiencia docente que habían decidido domiciliarse en Antofagasta como en Coquimbo. Sin embargo, hubo asignaturas, cuya complejidad o especialización, obligó a mantener su venida desde Santiago, v.gr., Filosofía del Derecho o Derecho Internacional Privado.

Las inquietudes docentes y de alumnos también generaron la fundación de algunas publicaciones. Tanto en Antofagasta y Coquimbo, ambas Carreras contaron con una Revista institucional: Revista de Ciencias Jurídicas y la Revista de Derecho La conveniencia de centrar las energías académicas en un solo esfuerzo editorial, condujo a que la Revista de Derecho, surgida en la sede de Coquimbo, en 1994, se transformara en la publicación oficial de la Universidad Católica del Norte en el campo jurídico. Desde el año 2004 fue incorporada al índice del Catálogo de Latindex y, el año 2010 se incorpora al sistema Scielo.

En el transcurso del año 2001, se dio inicio al perfeccionamiento del cuerpo docente en el postgrado. En Antofagasta, le correspondió a Manuel Núñez Poblete comenzar esta vía de perfeccionamiento en el área del Derecho Constitucional; más tarde, lo seguirían los docentes de Derecho Procesal y Civil, Fernando Orellana Torres y Cristián Aedo Barrena, incorporados a la planta docente en los años 2001 y 2003, respectivamente. En Coquimbo, se privilegió el ámbito del Derecho Procesal, becándose a Carlos del Río Ferretti, prosiguiéndose en las áreas de Derecho Constitucional (Carolina Salas), Filosofía del Derecho (Enzo Solari) y Derecho privado (Rafael Areyuna). Los dos primeros becarios se transformarían en los directores de ambas Escuelas, sucediendo a los abogados Verdugo Bravo (2003-2007) en Antofagasta, y a Badilla Poblete (2001-2005) en Coquimbo.

La reestructuración, modernización y mejoramiento integral de la enseñanza-aprendizaje

La obtención del proyecto MECESUP UCN 0301 “Modernización, reestructuración y mejoramiento integral de la enseñanza-aprendizaje de las ciencias jurídicas en la Universidad Católica del Norte” el año 2003 puede señalarse como el hito en que ambas Escuelas consolidaron su papel rector en el Norte Grande. Su Director fue Ismael Verdugo Bravo, Director de la Escuela de Derecho de Antofagasta, mientras que su Directora Alterna, fue la Directora de la Escuela de Derecho de Coquimbo, doña Elvira Badilla Poblete.

La formación de profesionales universitarios en un entorno amplio y dinámico, exigió a las Escuelas una permanente preocupación para actualizar la pertinencia metodológica de la docencia, acorde a las habilidades de los estudiantes, a los nuevos paradigmas educativos y a la fuerte introducción del factor tecnológico, en particular de la informática, en el proceso de aprendizaje.

Conscientes de la necesidad de adecuarse a las nuevas realidades, las Escuelas de Derecho de la Universidad Católica del Norte, postularon a un ambicioso proyecto Mecesup (proyectos del Ministerio de Educación, destinados a mejorar la enseñanza aprendizaje de las curriculas universitarias), cuya finalidad era enfrentar los desafíos del medio jurídico y educacional y solucionar problemas internos para proyectar a las escuelas en un mundo globalizado, proponiendo un rediseño curricular. Fruto de ello, durante el año 2003, se adjudicó el proyecto Mecesup UCN0301, denominado “Modernización, reestructuración y mejoramiento integral de la enseñanza-aprendizaje de las Ciencias Jurídicas”, cuya inversión total ascendió a la suma cercana de 340 millones de pesos, con un aporte de la Universidad de 140 millones. El objetivo principal del proyecto fue innovar el proceso de enseñanza aprendizaje del Derecho en un entorno nuevo en el sistema jurídico nacional y en los nuevos paradigmas educativos, centrados en aprendizaje y uso de Tecnología de Información y Comunicación. En este contexto, el proyecto se propuso rediseñar la malla curricular, persiguiendo su modernidad flexibilidad y semestralidad; implementando un plan de mejora integral de la calidad en la docencia a impartir en las Carreras de Derecho de la Universidad Católica del Norte en Antofagasta y Coquimbo. Entre sus objetivos específicos se propuso:

a) contar con nuevos planes de estudio que permitan desarrollar las habilidades, destrezas, competencias, hábitos y valores en la dirección que las nuevas realidades demandan a los futuros profesionales; b) fortalecer el proceso de formación, rediseñando las asignaturas e integrando el uso de tecnología de la información; c) disponer de un cuerpo docente acorde a los requerimientos que involucra la filosofía de los nuevos planes de estudio y los procesos de acreditación a escala nacional e internacional; y, d) dotar a la carrera de Derecho de recursos de infraestructura y tecnología para fortalecer la formación de las destrezas y habilidades que requiere el nuevo perfil.

Este proyecto se ha visto complementado por el proyecto Mecesup UCN0802, denominado “Consolidación del rediseño curricular y reformulación del sistema de evaluación de competencias de las Escuelas de Derecho de la UCN”, adjudicado a las Escuelas el año 2008, con una inversión de $100.000.000. Como objetivo general el proyecto se propone fortalecer el proceso de formación basado en competencias de la carrera de Derecho, a través de la capacitación y aplicación de las metodologías de enseñanza-aprendizaje centradas en el alumno, procedimiento de evaluación por competencias, fortaleciendo el uso de tecnologías de la información para el autoaprendizaje. Como objetivos específicos, se consideraron los siguientes: a) perfeccionar al cuerpo académico en las respectivas metodologías de enseñanza-aprendizaje y los respectivos métodos de evaluación; b) rediseñar e implementar nuevas metodologías de enseñanza-aprendizaje para todos los cursos de la carrera; c) fortalecer el uso de TIC’s en la enseñanza de pregrado, a través del diseño e implementación de una plataforma audiovisual de actividades vinculadas con el ejercicio de la profesión; d) mejorar la vinculación del alumno ingresado a la carrera; e) implementar el sistema de créditos transferibles. Paralelamente a este mejoramiento estructural de carácter metodológico, las Escuelas han mostrado un sostenido crecimiento en su planta académica. Este crecimiento ha sido posible gracias al permanente apoyo institucional y al empuje complementario obtenido con el primer proyecto MECESUP. Este último no sólo favoreció la adscripción a los programas de doctorado de parte del profesorado de ambas escuelas sino que también permitió el aumento de la dotación docente con dedicación completa.

Consolidación del proyecto

Como consecuencia de la madurez del proyecto, finalmente se decidió la creación de la Facultad de Ciencias Jurídicas. Tras más de dos años de arduo trabajo, se somete a aprobación del Consejo Superior, el estatuto de la Facultad de Ciencias Jurídicas, otorgándose su carta de nacimiento en la sesión de 11 de septiembre de 2012. La aprobación se concretó en el Decreto 123, de 28 de septiembre de 2012, organismo que agrupa a las Escelas de Derecho de Antofagasta y Coquimbo. Finalmente, el Decreto 133, de 17 de octubre, designó como primer Decano de la Facultad, al Dr. Cristian Aedo Barrena.

En la actualidad, la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Católica del Norte, exhibe una estandarización de la mayor rigurosidad y excelencia académica en los dominios de la docencia, traducido en la formación de sus docentes y calidad de ésta; en la investigación, por los logros en ambas sedes de la ejecución de proyectos Fondecyt y publicaciones indizadas; la extensión académica y educación continua, por la cobertura en el número de diplomados en distintas áreas jurídicas, como también por la continuidad de una publicación, la apertura de una serie de publicaciones y un foro especializado en Internet sobre la problemática de los pueblos originarios; acciones y logros acordes con el reconocimiento otorgado por la Comisión Nacional de Acreditación a nuestra Casa de Estudios Superiores, con la acreditación institucional de seis años; y, también acorde con la acreditación obtenida por la Carrera, por cinco años.